La paradoja de gestionar el proceso de innovar

martes, 31 de julio de 2018


La paradoja de gestionar el proceso de innovar imagen
ElevenPaths se basa en la innovación y esto se manifiesta en todos nuestros flujos y procesos de trabajo. Lejos de entrar en detalle para explicar qué es o en qué consiste la innovación, de los que todos tenemos una concepción aproximada, deberíamos pararnos a pensar si la innovación es un concepto que pueda ser controlable o gestionable. Es decir, si existen unos mecanismos y procesos adecuados para encauzar esos flujos de creación y descubrimiento que deben conducir al diseño de nuevas tecnologías o productos con un valor diferencial sobre el ecosistema existente. Y todo esto, en consonancia con las pautas y axiomas del método científico y el proceso de investigación que forma parte integral de la innovación.

El hecho de usar tan a la ligera el término innovación (repetirlo en un PowerPoint) a veces deforma el término, haciendo creer que su aplicación es vaga y logra al final que los usuarios posean una visión imprecisa. La innovación, pese a lo que pueda pensarse, es un proceso plenamente tipificado y gestionable y, de hecho, su gestión debe ser incorporada en los estratos de la organización para que pueda integrarse en el ciclo de vida del desarrollo y fundamentalmente en el modelo de negocio de la entidad, adquiriendo función propia y no como un anexo ni un apéndice. Ahí radica uno de los peores males de la innovación, no dotarle del peso y consideración que merece.

Normativa y Estandarización empresarial en innovación
En el sector TIC, la gestión de los procesos, servicios y la información es crítica para estructurar el modelo operativo, la provisión de servicios, las relaciones entre las áreas funcionales y el uso de recursos. Y numerosos estándares llevan años proporcionando metodologías y normas para afrontar tales necesidades. Raro es que las empresas y organizaciones no sigan las buenas prácticas de ITIL, que hayan incorporado una gestión de riesgos (SandaS GRC) basada en la ISO 31000 o bien posean una certificación completa de la ISO 27001 con la adopción de un SGSI. Cada estándar ha sido concebido para facilitar la labor de la gestión en un campo concreto. Pero ¿existe algún estándar que se ocupe de la innovación? ¿Forma parte la gestión de la innovación de algún estándar ya extendido en el sector de las tecnologías de la información?

Para contrarrestar esta dicotomía producida por querer vender la innovación, pero restándole a su vez mérito, aparece la Innovation Management o Gestión Innovación, que lejos de ser un concepto anecdótico, posee su propia normativa española UNE 166000 para abordar proyectos I+D+i. Incluso se lleva años desarrollando el estándar ISO 50500 a través del comité técnico ISO TC 279 recogiendo y formalizando las normas aplicables a la gestión de innovación a nivel de producto, de proceso de negocio y organizativo. Todas ellas inconclusas y desarrollándose a ritmos muy lentos, pero con el objetivo de establecer las bases de los Sistemas de Gestión de la Innovación. Entonces ¿por qué se retrasa tanto esta ISO y sigue en una fase tan inicial? ¿por qué no prospera la demanda de certificaciones en esta materia? La respuesta está clara, las empresas anuncian la innovación como un aspecto clave de nuestros procesos, pero en ningún caso llegan a integrarlo operativa y estratégicamente como parte de sus flujos de gestión, y, por tanto, nadie ruega realmente por la llegada de sistemas de gestión estandarizados.

Buenas Prácticas de la Gestión de Innovación
Y es que un Sistema de Gestión de la Innovación no es una tarea inmediata. Habitualmente la innovación se representa visualmente con un embudo, con una generación masiva de ideas en su zona ancha hasta la reducción y concreción de algunas de ellas en el otro extremo, que aun siendo una imagen clara resulta demasiado simplificada. La gestión de la innovación viene a defender que lejos de ser unidireccional, la innovación es un ciclo mucho más complejo cuyas implicaciones son más extensas. Y, como hemos visto, aún no hay ninguna propuesta formal de cómo hacerlo correctamente. Nos basaremos en nuestra experiencia y el grado actual de madurez de la Gestión del Proceso de Innovación (Innovation Process Management) y de la ISO que define actualmente los Sistemas de Gestión de la Innovación (Innovation Management System) para ofrecer sin pretensiones, una guía de Buenas Prácticas.

De forma similar a como ITIL ofrece su biblioteca debemos entender que la innovación no se ofrece habitualmente como un servicio, pero es en sí misma un proceso complejo con un ciclo de vida bien definido. Para entender nuestro modelo de Innovación Abierta, la gestión de los elementos, que hemos dividido en once categorías, acompaña el flujo de avance de la innovación que quedaría resumida en la siguiente figura.

gestión elementos del modelo de innovación abierta de ElevenPaths imagen


Fases de la Gestión de Innovación
A continuación, repasamos el modelo de innovación abierta de ElevenPaths y cómo encaja nuestra gestión con los ciclos naturales de la innovación.
  1. Gestión del Conocimiento. La innovación parte de la base de conocimiento propia que aporta el valor diferencial y capacidad de mejora para cumplir con los objetivos de innovación. Pero además debe tener en cuenta el entorno formado por las colaboraciones, socios y cooperaciones académicas que forman parte de la organización y cuyo encaje potenciará el flujo de la innovación. Esta gestión ahonda en los Objetivos de Innovación y la generación de Propuestas e Ideas. 
  2. Gestión de la Demanda. La innovación sin sentido no tiene valor, por lo cual se deben alinear las expectativas a resolver con unas necesidades solicitadas y realistas, bien porque son requeridas por la propia organización o por el mercado. Influye en los Objetivos de Innovación y la generación de Propuestas e Ideas. 
  3. Gestión de la Colaboración. En el caso de que la innovación sea ejecutada por un ecosistema de socios hay que establecer una colaboración adecuada, acotada y que además estipule cómo se realizará la explotación una vez alcanzados los objetivos. Afecta a la generación de Propuestas e Ideas y la Validación Científico-Técnica. 
  4. Gestión Financiera y de Recursos. Un proceso clave ejecutado a la par que la validación, donde se debe estipular los medios (económicos y recursos) disponibles para la ejecución de la innovación, marcando pautas temporales adecuadas. Esta gestión marca la aceptación de Propuestas e Ideas y la Validación Científico-Técnica. 
  5. Gestión del Alcance. Esta fase debe acotar la trascendencia y expectativas de los objetivos, de acuerdo a la validación efectuada sobre las ideas como paso previo al desarrollo. Debe ser una determinación realista de acuerdo a las necesidades que soluciona, que ya han sido identificadas previamente. Por tanto, se conjuga con la Validación Científico-Técnica ya que aquí se confirma en encaje innovador con la organización. 
  6. Gestión y Coordinación del Diseño. Esta gestión define las pautas para lograr el progreso del desarrollo o el diseño de los elementos necesarios para darle forma a los objetivos de innovación, y debe estar estrechamente vinculada a la Gestión de la Colaboración y también de Recursos. Afecta a la Validación Científico-Técnica y al Desarrollo de las Pruebas de Concepto. 
  7. Gestión de la Idoneidad. Solamente llegados a la fase de desarrollo de POCs y los demostradores sabremos si el carácter innovador se está cumpliendo y si está resolviendo los objetivos perseguidos, por tanto, se establecen pautas, se comprueban métricas y se valida que el progreso está logrando su meta, definiendo el plan a seguir en caso contrario. Afecta por tanto al Desarrollo de POCs y a los Tests y Demostradores. 
  8. Gestión de la Continuidad. En este punto el flujo ha demostrado viabilidad e idoneidad, por tanto, hay que pulsar las vías que permitirán la explotación y continuación del producto y las tecnologías desarrolladas. Las futuras áreas que recibirán y adoptarán los elementos de innovación deben comenzar su proceso de preparación de cara a la futura transferencia. Ahonda en los Demostradores y también en la fase final de creación del propio Producto. 
  9. Gestión de la Comunicación. Con un elemento ya creado o ultimándose, es hora de comenzar el proceso de divulgación y comunicación, aprovechando todas las vías, desde ponencias académicas hasta exhibiciones industriales, noticias, publicaciones, etc. Todo orquestado con el mismo mensaje y encajado en la producción innovadora. Afecta por tanto a las fases de Tests y Demostradores junto a la fase final. 
  10. Gestión de la Transferencia. Esta parte es crucial, ya que define cómo se establece la transferencia de elementos innovadores a áreas de responsabilidad que podrán ejecutar la continuidad y el aprovechamiento futuro de la tecnología o productos. La transferencia es crítica para lograr que los requisitos que fueron demandados por fin sean cubiertos y debe hacerse en consonancia a las áreas de la organización que adoptaran dichos elementos. Afecta a Tecnologías, Productos y Soluciones. 
  11. Gestión del Feedback. El feedback es la fase final de opinión y retroalimentación. El conocimiento asimilado sembrará nuevos objetivos de innovación y aportará nuevas demandas y necesidades para generar nuevos objetivos de innovación. Afecta a Tecnologías, Productos y Soluciones y también a la fase inicial de Objetivos de Innovación. 
Este repaso de las fases muestra la relación existente entre las fases más técnicas y funcionales de la innovación con la Gestión tan modular que se debe realizar para que la innovación pueda ser gestionada de manera eficiente y alineada con el modelo de gobierno de una organización. Los estándares que vendrán aportarán su propia visión, ideas y vocabulario, pero en definitiva (sean Buenas Prácticas para la Gestión de la Innovación o un verdadero Sistema de Gestión de la Innovación) está claro que la complejidad es lo suficientemente elevada como para plantear a las empresas adecuar sus procesos, certificando que cumplen con una metodología que les permitirán afrontar la innovación con su merecido papel y consideración.


Innovación y laboratorio

No hay comentarios:

Publicar un comentario