Blockchain VI. Blockchain hasta en la sopa, una paradoja

lunes, 24 de julio de 2017

Tras esta serie de entradas, quizás podemos concluir que blockchain es una tecnología revolucionaria. Pero no hemos enumerado simplemente sus virtudes, su esencia criptográfica y su robustez… sino que hemos comprobado cómo ha sido fundamental el conocimiento y el ingenio humano para escoger sabiamente ese aparente santo grial. La imaginación y la resolución humana han sido las que verdaderamente han encontrado los casos de mayor éxito del blockchain, tanto para bien como para mal. En esta entrada repasaremos algunos proyectos montados sobre blockchain que demuestran la versatilidad y capacidad de aplicación de la cadena de bloques.


Ethereum
Sin duda hay que comenzar con el fork más prometedor y posiblemente el más útil de todos los que han surgido. Ethereum permite realizar contratos inteligentes dotando de características avanzadas cada transacción. Unas acciones supeditadas a otra criptodivisa, que en este caso son los Ethers. La esencia de Ethereum radica en que contiene código ejecutable para cumplir las condiciones del contrato, desarrollando aplicaciones descentralizadas e inmutables. Este código permite que Ethereum sea más que una criptomoneda, sino que lo convierte en un protocolo para muchísimos tipos de usos que deban ser versátiles, realizar una ejecución y a la par obtenga el soporte, seguridad y robustez que provee el núcleo de blockchain. Es decir, Ethereum puede definir las reglas que rigen una transacción, por tanto, es un sistema financiero por sí solo, sin intermediarios. ¿Aún no se entiende? Veamos un ejemplo: Podríamos realizar una porra deportiva sobre un evento deportivo donde cada uno de los ejecutantes del contrato realizaría una apuesta. Tras el evento, el ganador recibirá la recaudación, como ha estipulado el contrato hecho en Ethereum.

El Ether ha tenido por fin su merecida expansión económica a lo largo del 2017, y eso que su razón de ser es alimentar y permitir los contratos que se generan. Cabe por tanto preguntar si los Ethers están fuera del interés de los especuladores. Lamentablemente no, y basta ver el flujo de revalorización de esta moneda para comprobar que no escapa del vicio especulativo de las criptomonedas. Pero a día de hoy Ethereum tiene dos problemas mucho más destacables y recurrentes. El primero es la baja tolerancia de su red a las Initial Coin Offering (ICO), que básicamente es apartar (comprar) una buena reserva de Ethers para iniciar una actividad o servicio en paralelo montado sobre Ethereum, utilizando para ello una ronda de inversión. A día de hoy algunas de las ICOs han generado auto DDoS temporales a nivel global en la red de nodos de Ethereum, con el perjuicio que esto supone.

El segundo problema está ligado a una de estas ICO para la criptomoneda DAO en mayo de 2016. Un error de código de dicha criptomoneda permitía robar y desviar dinero según ciertas condiciones de los contratos, un completo fiasco. Lo grave fue que Ethereum trató de recuperar y reinsertar dichas monedas en su flujo principal anulando todas las transacciones relacionadas con DAO, algo que chocaba taxativamente con las directrices del blockchain. Esto (para que lo entendamos) está al mismo nivel que borrar las leyes de la robótica del Roomba y pedirle que atropelle al vecino. El incidente provocó la separación de Ethereum en dos forks, uno donde se corrigió el error de DAO y otro, el Ethereum Classic donde permanece inmutable y se aprendió a convivir con DAO en su historial.


Qué anecdótico sería por tanto, que se juntasen estos dos problemas a la vez, es decir, aprovecharse de un ICO para "hackear" la creación de una nueva moneda. Dicho y hecho, 18 de julio de 2017, CoinHash es atacada durante una ampliación de capital mediante un ICO. Si bien es cierto que el ataque nada tuvo que ver con Ethereum directamente, sino de la plataforma web de CoinHash. No se quedan ahí las anomalías, Ethereum classic también ha sufrido recientemente cuando este mismo mes de julio de 2017 fue también atacado haciéndose con el control de su hosting web, lo que aprovecharon para redirigir transacciones a cuentas maliciosas.

Internet de las cosas
Este es sin duda uno de los ejemplos más claros donde una tecnología de seguridad distribuida casa a la perfección con un entorno de trabajo tan distribuido como el IoT. Ya suena entre los tertulianos un "Chain of IoT" mientras remueven su copa de coñac. Y no hay pocos casos de ejemplos de blockchains creados para estos entornos como los que definen una red inalámbrica segura como Filament. O para introducir mecanismos de autenticación continua de los dispositivos a través de blockchain como quiere hacer el operador de comunicaciones Telstra.

Pero no se queda ahí la cosa, el IoT es el mercado tecnológico más en auge y que más sensibilidad despierta recientemente respecto a su seguridad. No podemos olvidar el impacto de la red Mirai. Por tanto toda iniciativa en que mejore la seguridad global de las redes IoT tendrá un prometedor futuro y una acogida favorable por el mercado.

También en este sentido, se trata de aprovechar el potencial M2M de los dispositivos que establecen comunicación entre pares para comunicarla a través de una red blockchain. Un caso de los más claros sería la compartición de información de manera segura entre vehículos (C2C), mejorando las notificaciones de sucesos de interés y siempre circunscrito a los elementos de seguridad de la cadena de bloques. También han surgido intereses mucho más comerciales como la venta privada de la telemetría de los dispositivos IoT o similares, como podrían ser los mencionados vehículos, como propone Tilepay.

Identidad y validación de datos
La gestión de la identidad es un discurso ampliamente alimentado por los constantes debates sobre privacidad y el control de los datos personales. Más cuando la cantidad de datos que las empresas conocen sobre nosotros es tan preocupantemente elevada. Actualmente existen muchísimas soluciones sobre blockchain destinadas al empoderamiento de los usuarios sobre sus datos privados y personales, como son Civic, Onename y muchos más. Así como también para gestionar los derechos de propiedad. De esta manera podemos tener un registro público donde son las confirmaciones de los usuarios quien garantiza la identidad del individuo y sus bienes en propiedad, siempre respaldados por otros tipos de factores vinculados al individuo como podrían ser los biométricos. Esto ha sido extendido a distintos servicios de validación de todo tipo de datos, expandiéndose a ámbitos notariales, administrativos, médicos, judiciales, etc. Así hace Factom, Tieriom y tantísimos más.

Seguimiento y tracking
El seguimiento y tracking puede a priori no demostrar un encaje con blockchain, pero pueden existir entre los agentes implicados en la distribución, distintos intereses para alterar y manipular la procedencia o la calidad de algún determinado producto, por tanto podemos entender la importancia de un mecanismo inmutable y verificable. Esto mismo pensó EverLedger para permitir el marcaje y trazabilidad de un bien tan codiciado como los diamantes, permitiendo reducir el fraude gracias a una inmutable asociación entre las joyas y su procedencia. Pero esto no se queda aquí, podríamos aplicarlo a frutas, verduras o jamones... Este es un paso interesante para favorecer la tan socorrida transparencia de la cadena de suministro.

En concreto sobre alimentación, existen cientos de ejemplos en uso como Provenance y proyectos en vigor con cierta madurez como la propia Walmart que realiza una exhaustiva traza de los productos que ofrece en sus supermercados. La logística y la industria del transporte mira con buenos ojos este tipo de herramientas, teniendo en cuenta que es un sector muy controlado y al que se le impone un elevado grado de exigencia. Por tanto sus principios casan a la perfección con los que acompañan a blockchain como habilitador.

Voto Electrónico
Supongamos que queremos permitir a la población que efectúen votos electrónicos sobre determinadas decisiones de gobierno que influirán al conjunto de los habitantes. Para ello es necesario que el sistema sea capaz de identificar, autenticar, proteger el voto, anonimizar el envío y por último realizar el escrutinio de forma confiable, pero a la vez verificable. En cualquier caso, debe ser constatable que un individuo ha realizado un voto, independiente de lo que haya votado. Desde el punto de vista de la seguridad, el blockchain para el voto electrónico es bastante interesante al utilizar mecanismos de cifrado homomórfico, que permite realizar el cifrado de datos de manera incremental (a medida que llegan nuevos votos) y que únicamente a la conclusión y con toda la colección de datos se puede descifrar la información. Ningún intermediario puede interceptar y descubrir información relativa a las votaciones gracias a este mecanismo criptográfico.

Telefónica y ElevenPaths trabajamos junto a varios socios en varios proyectos destinados a explorar las necesidades de seguridad emergentes en el voto electrónico. Uno de los proyectos más avanzados se ejecuta junto a Stampery, pero no debemos descuidar la gran cantidad de empresas que se dedican de igual forma a la aplicación de blockchain para estos usos como puede ser también Follow my vote.

Un gran cajón de sastre
No nos metamos aún en la cabina de suicidio ya que todavía no hemos arañado siquiera la superficie. Existen otros usos del blockchain algo más "curiosos". Se podría, por ejemplo, participar en un ecosistema que facilite el contacto y la comunicación entre pacientes y dentistas. Se plantea en Dentalcoin.

Como es lógico no podemos abordar todo el abanico de usos del blockchain, apenas hemos hablado de las Altcoins, o monedas que llegaron tras el bitcoin, como LiteCoin o ZCash. O las Sidechains que básicamente son otras redes blockchain que se alimentan en su comienzo de una reserva de bitcoins para proveer de servicios, de igual forma que lo haría un ICO en Ethereum. No hemos hablado de su uso en la industria aeronáutica para controlar la cantidad de dispositivos, sensores y elementos de los aviones. También en la protección de la integridad de los datos donde en ningún caso se puede acceder a ficheros ni a su localización salvo a través del blockchain. O unos movimientos muy interesantes que se están efectuando para migrar parte de las capacidades de blockchain a módulos criptográficos hardware, con múltiples aplicaciones en asuntos de certificación hardware y mejora de la cadena de confianza en la ejecución de software firmado. También en la definición de redes sociales/foros de opinión donde no exista la figura del administrador, etc.

Conclusión
Blockchain lo inunda todo, está presente en todos los ámbitos. Tan extendido está, que si una empresa no tiene un frente activo con Blockchain no parece que esté en el cutting edge cool master race de las empresas tecnológicas. Hemos repasado usos realistas y útiles donde Blockchain es el elemento principal. El problema suele ser (en casi todo) que cuando surge una corriente del "todo vale" algo abusiva, muchas aplicaciones del Blockchain parecen poco justificadas y en muchos casos fuera de lugar. Como dijimos al principio el ingenio humano ha permitido alzar la tecnología de Blockchain a su ámbito natural, y esperamos que la lógica se encargue de impedir que su expansión roce en algunos casos el ridículo. Solo queda decir que Blockchain tiene inimaginables posibilidades, y aunque algunas de ellas puedan parecer estúpidas, no nos engañemos, seguramente lo sean.

Marcos Arjona
Innovación y laboratorio
marcos.arjona@11paths.com 

No hay comentarios:

Publicar un comentario