Latch y el Internet de las Cosas: Integración práctica con Arduino (I)

lunes, 28 de septiembre de 2015

Cinco de la tarde de una calurosa tarde de verano cualquiera. A María le ha costado un buen rato que el pequeño Adrián se durmiera después de comer y cuando por fin todo estaba tranquilo... ¡ding, dong!... ¡ding, dong!

¡buag, buag!... ¡buag, buag! —el bebé comienza a llorar desconsoladamente.
— ¡Manolo!, mira a ver quién ha llamado a estas horas, que yo voy a dormir al niño. ¿Y no podrías hacer algo con ese timbre?
— Claro que sí cariño, ahora mismo hago que el timbre pida autorización antes de sonar mediante un pestillo virtual que puedas controlar desde la tablet.
— ¿Eh? vale, vale... pero no lo dejes todo lleno de cables; y por favor, no te electrocutes —exclama María.

Si la respuesta de Manolo resulta inverosímil, es porque aún no somos conscientes de lo que nos depara el futuro; un mundo donde cualquier objeto estará conectado a la red.

Acuñado en el MIT, Instituto de Tecnología de Massachusetts, el término Internet de las Cosas, IoT del inglés "Internet of Things", representa la revolución en las relaciones entre los objetos y las personas, incluso de los objetos entre ellos mismos, ya que todos estarán conectados a la red, accesibles, y ofreciendo información en tiempo real.

Aunque cada vez está más cerca la digitalización del mundo físico, menos del 1% de los objetos están hoy conectados. Se calcula que en 2020, entre 22.000 y 50.000 millones de dispositivos accederán a Internet con el fin de proporcionar información, servicios y aplicaciones inteligentes sin precedentes.

Según Hans Vestberg , CEO de Ericsson, las repercusiones serán considerables: "Si una persona se conecta a la red, le cambia la vida. Pero si todas las cosas se conectan, es el mundo el que cambia".

La revolución del IoT acaba de comenzar, pero las grandes empresas llevan años preparándose. Intel, el mayor fabricante de circuitos integrados del mundo, tomó partido hace tiempo con sus revolucionarios dispositivos x86 Galileo compatibles con Arduino, y ahora con la novedosa Edison, ponen la vista en los wearables llevando al extremo la miniaturización del sistema embebido con su tecnología Quark de segunda generación. Un dual-core x86, corriendo Linux, compatible con Arduino y cabiendo en a la palma de la mano. Toda una declaración de intenciones.

Microsoft arrancó en 2014 su iniciativa Windows on Devices con el objetivo de acercar Windows a los pequeños dispositivos; y hoy ya es una realidad con una versión de Windows 10 para Raspberry Pi, o la reciente certificación con Arduino, publicando dos librerías Open Source: Windows Virtual Shield que permite a Arduino acceder a los datos recogidos por los sensores de un teléfono equipado con Windows Phone, y Windows Remote Arduino que permite enviar de forma inalámbrica comandos a Arduino desde un sistema Windows 10.

Después del estrepitoso fracaso de Android@Home en 2011, Google compró en enero de 2014 Nest Labs por 3.200 millones de dólares. Fundada cuatro años antes por dos ex-empleados de Apple para desarrollar dispositivos de domótica inteligente, solo disponían de dos productos: un termostato y un detector de humo. Hasta el pasado mes de junio cuando presentaron el sistema de video-vigilancia Nest Cam, ya con Android; alimentando aun más la polémica por el uso que Google podría hacer con la información sobre la vida de los usuarios, obviada por Eric Schmidt en The Guardian.

Sin ir más lejos, la publicación especializada en tecnología Computer Business Review (CBR) incluye a Cesar Alierta, presidente de Telefónica, entre las cinco personas más influyentes en el campo del Internet de las Cosas por su liderazgo en la apuesta de Telefónica en este ámbito, destacando las soluciones de M2M y la plataforma de tecnología abierta basada en Arduino Thinking Things.

Más allá de los dispositivos, que son las cosas, el otro integrante del IoT es Internet. La red, donde están apareciendo multitud de Servicios Web que dan sentido al IoT permitiendo explotar todo su potencial. Basados en robustos protocolos abiertos como REST o MQTT, servicios web como iobridge.com, ubidots.com, thingspeak.com, temboo.com, o los madrileños de carriots.com, todos con posibilidad de uso gratuito, junto con otros proyectos de software libre como EasyIoT, nos permiten conectar nuestras cosas a la red y formar parte de esta revolución.

Manolo es un visionario, adelantado a su tiempo, pero no por mucho, ya que la solución Latch de ElevenPaths implementa el segundo factor de autorización que está proponiendo, y al tratarse de servicio web, puede ser consumido desde cualquier tipo de dispositivo de forma sencilla, con medios que todos tenemos ya a nuestro alcance, gracias a su API estándar y abierta.



Una integración básica IoT de Latch solo requiere un Arduino UNO convencional y un complemento para su conexión a Internet, como el diminuto módulo WIFI ESP8266, que se puede encontrar por menos de 5 euros. Así, cuando menos lo esperamos, aparece la oportunidad de jugar con Latch y Arduino en el mundo físico.

El las próximas entradas aprenderemos a montar, desde cero y con un punto de vista totalmente técnico, este esquema:




Latch y el Internet de las Cosas: Integración con Arduino (II)
Latch y el Internet de las Cosas: Integración con Arduino (III)
Latch y el Internet de las Cosas: Integración con Arduino (IV)
Latch y el Internet de las Cosas: Integración con Arduino (V)
Latch y el Internet de las Cosas: Integración con Arduino (y VI)


Jorge Rivera
jorge.rivera@11paths.com

4 comentarios:

  1. ahora podre ver en que me equivoque cuando lo intente hacer llevar acabo

    ResponderEliminar
  2. Latch el complemento perfecto paar nuestro sistema domotico Domuino.es

    ResponderEliminar